Test nº 408 de Fisioterapia

Logo de Test Sanidad.com

Este test está formado por 53 preguntas con 4 posibles respuestas para cada una.

Puedes encontrar más tests de esta categoría en Tests de Fisioterapia

Las preguntas en blanco (sin contestar) se contarán como un error en el resultado final del test.

Una vez hayas respondido a todas las preguntas, pulsa el botón corregir que tienes al final de la página para ver los resultados.

1. Durante el inicio de la marcha, y a fin de facilitar la misma de la forma mas funcional posible, el/la Fisioterapeuta podrá asistir desde el Miembro Inferior más afectado:


2. Previo al inicio de la marcha, es imprescindible que le paciente entrene inicialmente los pasos automáticos de protección, para lo que:


3. Para facilitar la marcha, si el paciente tiene tendencia a la flexión plantar con supinación del pie, es aconsejable:


4. Al estar el paciente en bipedestación, dado que muestra una tendencia flexora plantar y de dedos, procuraremos inhibirla:


5. Una vez el paciente pueda estar en bipedestación estable, si presentara hipertonía en el Miembro Superior mas afectado, se debería:


6. En el caso de usar un cabestrillo clásico para tratar un hombro doloroso, se deberá tener en cuenta que puede:


7. Cuando el paciente disponga del suficiente control motor y reacciones de enderezamiento, se entrenará el paso de sedestación a bipedestación:


8. Con el paciente en sedestación corregida y alineado, se deberá procurar que los piés contacten con el suelo y que los Miembros Superiores estén en apoyo, a fin de:


9. Cuando el paciente se encuentre en sedestación, y a fin de evitar la tendencia a la subluxación del hombro mas afectado, se deben:


10. Dentro de la reeducación del tronco con el paciente en sedestación, estimularemos las reacciones de enderezamiento, a fin de:


11. Cuando solicitemos que el paciente mantenga la sedestación corregida, debe procurarse inicialmente la alineación:


12. Complementariamente, para facilitar la flexión dorsal del tobillo, entre otras medidas se:


13. En este paciente con una hipotonía marcada en miembro inferior, y como paso previo a la actividad, podríamos aplicar hielo de forma breve sobre dicha musculatura, lo que produciría un efecto:


14. En pacientes como el que nos ocupa, con una marcada tendencia hipotónica, se procurará realizar las actividades :


15. Cuando el paciente permanezca en decúbito supino durante mucho tiempo, y a fin de evitar el excesivo tono extensor global que podría aparecer, el/la Fisioterapeuta procurará:


16. Dado que el paciente comienza a presentar signos de un hombro mal alineado, podremos emplear electroestimulación funcional, cuyo objetivo será:


17. Los músculos abdominales se deben entrenar especialmente, sobre todo en pacientes como el que nos ocupa, donde hay una marcada tendencia a la hipotonía abdominal, a fin de conseguir que dicha musculatura realice funciones de:


18. Con el paciente en decubito supino y posteriormente en sedestación y bipedestación, se debe entrenar la actividad conjunta y sinérgica de la musculatura abdominal junto con:


19. Ya que es necesario inicialmente entrenar el volteo, cuando se le pida a este paciente hacerlo sobre su lado más afectado, se debe:


20. En estas etapas iniciales del tratamiento fisioterapéutico, estando el paciente en decúbito supino, se procurará, a la hora de movilizar el miembro superior hacia la flexión glenohumeral,:


21. Antes de movilizar el miembro superior mas afectado a la flexión o abducción, debemos asegurarnos de:


22. A fin de facilitar el movimiento normal, y ante la posible presencia de hipertonías localizadas, para que dicha musculatura se pueda inhibir, podemos aplicar “movilizaciones/manipulaciones específicas de la musculatura” en sentido:


23. Ya que el paciente tiende a mantener su miembro superior en aducción de hombro, esta posición puede acarrear hipertonía en los rotadores internos de la escápula, por lo que el Fisioterapeuta evitará:


24. En las etapas iniciales del control del miembro inferior mas afectado, le resultará mas fácil para el paciente, y por tanto se empleará terapéuticamente, el:


25. Un de las técnicas propuestas en los últimos años para tratar el Neglect (Heminegligencia), cuadro como el que presenta este paciente, es:


26. En el tratamiento postural en cama, colocando la paciente en decúbito lateral sobre el lado más afectado, es necesario mantener, en dicho hemicuerpo:


27. Desde el primer momento en que vamos a instaurar el tratamiento fisioterápico, incluiremos las técnicas neurodinámicas, que deberán ser:


28. 24.- A medida que el paciente vay controlando su actividad motora, se puede centrar su reaprendizaje motor en la orientación hacia el ejercicio y la función, siguiendo las directrices propuestas por:


29. Ante la marcada desalineación mostrada al colocar al paciente en sedestación sería necesario alinear el “punto clave central”, que se encuentra situado a la altura de la vértebra:


30. Dada la marcada hipotonía, el Fisioterapeuta deberá impedir sobreesfuerzos en el lado más afectado del paciente, a fin de evitar que se invierta el principio de reclutamiento de Hennemann, porque de producirse tal inversión, se podrían activar inicialmente las neuronas que inervan las:


31. Si el paciente mostrara una sensibilidad conservada, por lo menos parcialmente, podría plantearse una opción terapéutica mediante el empleo del Método de Perfetti (“Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo”), para lo que inicialmente aplicaríamos ejercicios de grado I, a fin de evitar:


32. Ante la marcada alteración espacial y heminegligencia que el paciente muestra en la evaluación inicial, es muy necesario valorar el denominado “sentido de movimiento pasivo” o “sentido de la posición”, con el cual obtendremos información sobre:


33. Debido al estado inicial del paciente, uno de los objetivos primordiales del plan de actuación fisioterapéutica será:


34. En el paciente que nos ocupa nos encontramos con un marcado descenso del tono postural inicial, que podría ser evaluado con la denominada prueba de:


35. En la evaluación, al habernos encontrado un tono postural demasiado bajo (hipotonía), deberíamos plantearnos para el tratamiento:


36. Dado que el paciente presentaba una hipotonía moderada (tras las dos primeras semanas) que pasó a ser sustituida por hipertonía leve creciente (entre las 3-4 semanas), presentando actividad motora refleja dentro de un marcado patrón flexor del miembro superior, podríamos situar su evolución, según la clasificación de Brunnstrom, en la Fase:


37. A la hora de evaluar (y tratar) a este paciente, si se optara por emplear el enfoque actual del Concepto Bobath, se deberían contemplar el:


38. Al evaluar a este paciente, si encontramos que evaluamos fisioterapéuticamente algún punto clave y lo calificamos de “estable”, es que pensamos que:


39. Este paciente no percibe, por el lado mas afectado, un estímulo presentado simultáneamente sobre ambos hemicuerpos, situación que es propia de un cuadro de:


40. En este caso, si el paciente presentara reacciones asociadas (Ra) no desables, habría que diferenciarlas de posibles movimientos asociados (MA), en cuanto que:


41. El componente de aducción y rotación interna del hombro que el paciente manifiesta podría deberse a :


42. Ya que la mano más afectada presenta un edema en dorso y dedos, se evitará:


43. La marcada resistencia a la corrección postural hacia la vertical gravitacional, mostrada por este caso en las primeras semanas, es propia de los pacientes con:


44. El cuadro de hombro doloroso, como el que muestra este paciente desde sus etapas iniciales, se asocia mas frecuentemente con:


45. Debido a la lesión de la arteria cerebral media, se puede presentar, además de la hemiparesia de predominio braquial, un cuadro de:


46. La evolución del cuadro clínico del ACV establecido, como el que padece este paciente, tiene una duración de:


47. El /la fisioterapeuta deberá tener en cuenta que la evolución que cabe esperar del paciente que nos ocupa, debido a la lesión cerebral en el hemisferio derecho dominante, contemplará la disminución en:


48. Ya que el paciente sufre un accidente vascular cerebral de tipo isquémico, el/la Fisioterapeuta deberá considerar que este tipo de lesiones tiene un:


49. Ante el foco lesional cortical de este paciente (parietal) podría aparecer:


50. Como consecuencia de esta lesión, la corteza parietal verá alterada su función de recibir información y enviarla al:


51. Al verse afectado el lóbulo parietal (lesión subcortical), podremos esperar una alteración en la información:


52. En este tipo de pacientes, una correcta estimulación permitirá mantener elevados los niveles de la “Growth Associated Protein” (GAP) 43, lo que se relacionará con una mejora en:


53. Paciente de 58 años, varón, diestro, diabético e hipertenso, con moderado sobrepeso, tendencia al sedentarismo (actividad laboral como oficinista), antecedentes de fumador, que ingresa de urgencia hospitalaria con cefalea intensa y signos de debilidad en hemicuerpo izquierdo. Presenta hemiparesia intensa en rostro izquierdo. Dificultad para mantener la bipedestación, por falta de control en tronco y Miembro Inferior izquierdo. Fuerte hipotonía en Miembro Superior izquierdo. Hipoestesia moderada en los Miembros izquierdos. En pruebas de neuroimagen se diagnostica Accidente Vascular Cerebral(ACV) con lesión subcortial parietal derecha, de origen isquémico, a nivel de la arteria cerebral media; también se ve afectado el Tálamo postero-lateral. Es ingresado en la Unidad de Ictus, donde se procede con el protocolo de tratamiento farmacológico establecido. Pasados varios días, y una vez estable hemodinamicamente, es trasladado a la Unidad de Hospitalización de Neurología (tiene a su esposa como cuidadora familiar Principal), donde se procede inmediatamente a la evaluación, diagnóstico e inicio del tratamiento Fisioterapéutico. En la valoración inicial, el Fisioterapeuta aprecia alteraciones espaciales y temporales, con heminegligencia moderada, y dificultad para orientarse frente a un estímulo importante presentado al lado opuesto a la lesión cerebral. La percepción hacia el lado más afectado está marcadamente disminuida (no percibe por su lado mas afectado un estímulo presentado simultáneamente sobre ambos hemicuerpos). Las trasferencias y reacciones de equilibrio y enderezamiento en sedestación son muy dificultosas en estas etapas iniciales, ya que su musculatura abdominal está fuertemente hipotónica; mala alineación en sedestación, con tendencia a caer la lado más afectado y marcada resistencia a la corrección postural hacia la verticalidad. Hipotonía izquierda moderada, de predominio braquial; signos iniciales de edema en dorso de la mano. El paciente se cansa con frecuencia durante las actividades terapéuticas, por lo que es necesario incluir frecuentes descansos. El paciente mantiene la cabeza levemente inclinada a la izquierda y rotada hacia la derecha. A las 3-4 semanas del inicio del cuadro, las alteraciones a nivel del esquema corporal y espacial han empeorado, habiéndose, acentuado la situación de elevación torácica (con el paciente en decúbito supino). El hombro izquierdo se muestra moderadamente doloroso ante la flexión y abducción glenohumeral, si bien radiológicamente no se evidencian signos de subluxación glenohumeral. El paciente mantiene sistemáticamente su Miembro Superior en aducción y rotación internas a nivel del hombro, con la mano apoyada sobre el abdomen cuando reposa en decúbito supino o está sentado. Comienza a haber cierta actividad flexora en codo y muñeca. En bipedestación usa un cabestrillo. La mano izquierda muestra signos marcados de edema en el dorso y dedos. El tono del Miembro inferior es levemente hipotónico a nivel proximal y de rodilla, por lo que el paciente recurre frecuentemente a compensaciones del lado menos afectado, aunque se aprecia una tendencia a la flexión plantar y de dedos del pié más afectado. En este paciente se observa una lesión en el tálamo postero-lateral del lado derecho. ¿Cual de las siguientes funciones cabría esperar que estuviera principalmente afectada?: